Ecologistas en Acción - Alcalá de Henares

Alcalá de Henares y su Tierra
 
Parque de los Cerros
 

Cómo acceder al Parque de los Cerros

El Parque de los Cerros está al sur del núcleo urbano, al otro lado del río Henares. Se accede a él por la carretera M-300 (carretera de Pastrana).

Si llegas desde el norte, desde la parte de Alcalá, has de cruzar el río Henares por el puente Zulema. Una vez lo atravieses, y siguiendo de frente, vas a pasar junto al Cementerio Jardín, que dejarás a tu derecha. A tu izquierda verás unas naves, a continuación de las cuales está la entrada al parque: una pista de grava con escasa señalización. Pero como en sentido ascendente el giro a la izquierda está prohibido (es muy peligroso), deberás seguir hasta la siguiente rotonda (a escasos metros) y, haciendo un giro completo de sentido, bajar de nuevo y tomar esa primera entrada. Llegarás junto a una caseta (la antigua balanza del clausurado vertedero). Esa es la zona de aparcamiento. El resto del Parque está vetado a los vehículos particulares. Es el momento de calzarse y disfrutar.

Si llegas desde el sur, bajando por la carretera, desde lo alto del Cerro Gurugú, una vez que llegues a donde el terreno empieza a llanear, accederás a la rotonda (la que se usa de entrada de vehículos al Cementerio Jardín). Sigues de frente hacia abajo, en dirección al río, pero con atención: a los pocos metros sale la pista de grava, a mano derecha, por la que se entra al aparcamiento del Parque de los Cerros. Hay que dejar en ese sitio el vehículo y seguir a pie.

Si vienes en astronave, aeronave, o cualquier otro vehículo espacial, será mejor que desconectes primero el piloto automático y te pongas las gafas de ver. Había una radio baliza que sobró de los efectos especiales de Star Wars, pero no funciona (va a pedales y casi nunca se acuerdan de darle cuerda). Así que, cuando veas un río sinuoso, unos cerros y una urbe que crece a chorro y tengas una corazonada que te diga "aquí, es aquí", bájate de la nave y ciérrala con llave. Con un poco de suerte habrás llegado al Parque de los Cerros. A fin de cuentas, después de surcar el proceloso espacio, seguro que tienes más suerte que un trébol de cuatro hojas con cenefas.



 

Ecologistas en Acción - Alcalá de Henares


Correo electrónico